Daniel Anaya L贸pez

@danielanaya423

El ser humano ha asumido 鈥搃ngenuamente, por supuesto鈥 que su vida debe ser guiada por las leyes y la raz贸n. Desde que se reconoce como ser social, sabe que necesita l铆mites para no devorarse entre s铆, pues 鈥渆l hombre es el lobo del hombre鈥, como dijera Plauto y luego Thomas Hobbes. El ser humano es ego铆sta por naturaleza y, por tal raz贸n, necesita autoimponerse l铆mites, para que la maquinaria sin sentido siga su curso.

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 As铆 pues, uno de los m茅todos de control social, econ贸mico, demogr谩fico e ideol贸gico m谩s arraigado ha sido el matrimonio. Ligado a 茅l est谩 la familia como instituci贸n b谩sica de nuestra sociedad. Y para establecer el matrimonio, con sus reglas y concepciones, la Iglesia tuvo todo que ver鈥 Pero si no nos estableci茅ramos en familias, si no nos registr谩ramos en pareja y no registr谩ramos como propios a nuestros hijos, etc., para el gobierno ser铆a complicado controlar, dirigir, numerar, estimar… 驴Qu茅 pasar铆a si simplemente decidi茅ramos dejar de seguir ese patr贸n de convivencia prestablecido?

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 A final de cuentas, el matrimonio es una concepci贸n m谩s, un convencionalismo. Y teniendo como muestra tantos y tantos divorcios, infidelidades, demandas, pensiones y muertes鈥 Volvemos al inicio y nos damos cuenta de que el instinto termina por imponerse a la raz贸n. Durante el siglo XIX, hubo todo un movimiento literario que reconoci贸 esta condici贸n humana y la retrat贸 con inter茅s documental: el naturalismo. Pero m谩s all谩 de plasmar en el arte esta condici贸n bestial, hubo un hombre que la adopt贸 como forma de vida; una de las mentes m谩s salvajes y fruct铆feras del siglo XIX: el enorm铆simo, excelent铆simo, querid铆simo y enferm铆simo Guy de Maupassant. (Imag铆nense aqu铆 fuegos artificiales, explosiones, fanfarrias, un solo endiablado de bater铆a, violines鈥).

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

脡l simplemente no cre铆a en el amor y s铆 en el libertinaje, en las conveniencias, en dar rienda suelta a los instintos naturales. Y esto, en el siglo XIX, era algo cotidiano. Los matrimonios de la aristocracia se formaban por inter茅s monetario o pol铆tico, para mantener y aumentar el poder y las riquezas. Es por eso que todo el mundo ten铆a amantes, para poder gozar de sus pasiones con quienes realmente quer铆an, protegiendo las apariencias.

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Maupassant fue un tipo de cuidado. Ten铆a problemas mentales, adem谩s. Mis谩ntropo, mis贸gino, esquizofr茅nico鈥 Intent贸 suicidarse varias veces y lo encerraron en un manicomio. Al final, luego de su vida promiscua y excesiva, la s铆filis le comi贸 el cerebro.

脡l mismo fue, por supuesto, su mejor personaje. Alguien a quien podemos disfrutar una y otra vez, sin dejar de deleitarnos, por los siglos de los siglos, a trav茅s de sus cuentos y novelas, en las que plasm贸 de manera exquisita sus temores, deseos, alucinaciones y, por supuesto, toda la n谩usea que le provocaba el ser humano.

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Bel ami es una de sus obras m谩s conocidas. Es ah铆 donde muestra la vida de un personaje aparentemente mediocre, un bueno para nada, un cualquiera, que logra escalar la cima del reconocimiento, la fama y el poder gracias a sus cualidades amatorias y embusteras. En esta novela, el pan nuestro de cada d铆as son los amor铆os, los enga帽os, las mentiras, el qu茅 dir谩n y el no me conformo con esto鈥 quiero m谩s. 驴Les suena, Josefitos?

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 En esta novela, Georges Duroy, el personaje principal (un alter ego de Maupassant, claro est谩), comienza a relacionarse con la aristocracia y seduce poco a poco a las mujeres de los personajes m谩s influyentes de Par铆s. Conforme asciende en la escala social, su ambici贸n aumenta. Se da cuenta de que en el preciso momento en que logra conseguir la aceptaci贸n de una mujer, llega el desencanto, se aburre, se decepciona y busca otra presa, logrando siempre el objetivo que se propone, pero con la condena de ser un eterno insatisfecho.

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 A pesar de estar a poco m谩s de un siglo de distancia, el tema tiene total relevancia en nuestra actualidad y nos vuelve a poner en el mismo conflicto de la dualidad humana desde que el hombre es hombre: 驴pasi贸n o raz贸n? Lo ideal ser铆a el equilibrio, pero me gustar铆a conocer al menos a una persona que lo haya logrado.

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 As铆 que no nos vayamos con la finta, Josefos. Una cosa es negar el matrimonio para huir de las ataduras legales y los convencionalismos conservadores, pero andar vagando entre amor铆os ef铆meros, 煤nicamente sexuales, tarde o temprano podr铆a terminar llev谩ndonos a la soledad, as铆 como le sucedi贸 a Maupassant.

隆Demos rienda suelta a las pasiones pero de manera consciente! Sin usar a las personas como fines. Que exista consenso entre las partes 鈥搄ejeje鈥 involucradas.

聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽聽 Maupassant no s贸lo fue un ac茅rrimo detractor del matrimonio, sino de pr谩cticamente cualquier forma de limitaci贸n a sus potencias f铆sicas e intelectuales, que sin duda alguna fueron mucho m谩s grandes que cualquier convenci贸n social que pretendiera que este tren que no va a ning煤n lado siga andando.

Su mente se uni贸 al inifinito el 6 de julio de 1893. Y para honrarlo, no nos queda m谩s que leerlo. Aqu铆 les dejo una liga con sus cuentos (p谩 que no haya pretexto): https://ciudadseva.com/autor/guy-de-maupassant/cuentos/ Au revoir!

– Imagen Maupassant Thugh Life: http://asociacionhumanidades.es/wordpress/?p=491

– Foto Maupassant: https://ciudadseva.com/autor/guy-de-maupassant/cuentos/

– Libro El Horla, Valdemar: https://boutiquedezothique.es/terror/370-el-horla.html

Comentarios con Facebook