ver series
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

Imagen de Jan Vašek

Texto por: Samara Saavedra

Estos meses de cuarentena nos han dado tiempo para pensar, reflexionar y hacernos preguntas completamente trascendentales sobre nuestro propio ser, como la semana pasada que estaba buscando una nueva serie que ver (ya saben las típicas dos horas en el catálogo de Netflix) seleccioné algunas para ver después, pero nada terminaba por convencerme para un ahora.  

Terminé eligiendo Gossip Girl para verla por décima vez, porque serie favorita y me pregunté ¿Por qué no dejo de ver series adolescentes? VERGA SAMARA YA TIENES 27 y estás más cerca de los 28 que de los mismos 27, lloré un rato, pero, luego llevé mi pregunta a Twitter donde como siempre la sabiduría millennial se hace presente.  

 

CHAVORUCOS 

La más simple deducción es que no aceptamos nuestra edad, ni los problemas que corresponden a una vida adulta y es mucho, mucho más fácil derretirnos un poco el cerebro con un montón de banalidades adolescentes que pensar en las fechas de pago de la renta o que nos hacen falta cumplir un millón de metas.  

 

RUIDO  

Otro motivo simple es que las ponemos como si fueran música de fondo mientras hacemos las tareas del hogar y para ya  sabes, estar actualizado de lo que pasa con la chaviza. 

 

ASPIRACIONALES 

Ya en modo serio otra parte que nos encanta de estas series es que se desarrollan en colegios de élite, los personajes son ultra guapos y en su mayoría viven en casas y mansiones increíbles con outfits conformados por prendas y accesorios de las mejores marcas. 

 

DRAMA 

El vicio de todas las generaciones, aceptémoslo nos encanta tachar a todo mundo de tóxico, pero amamos el drama, el chisme y todo lo “escandaloso”. El morbo es parte de la humanidad y el capitalismo lo sabe, por eso Televisa triunfo tanto tiempo y la verdad es que nuestra plataforma de streaming favorita también lo sabe y nos da la misma cantidad de drama que televisa a nuestras madres.  

 

CÁNONES DE BELLEZA 

La verdad amigos esta parte del tema es bastante creepy  aunque digan que no están involucrados, los cánones de belleza prestablecidos tienen toda la vida diciéndonos que nunca vas a ser tan bella como a los 16 años y nos lo creímos, para un ejemplo basta hablar de las lolitas; niñas sexualizadas y sí, protagonizan cada una de las series adolescentes. 

No por nada “adolescentes” es una de las palabras más buscadas en sitios de pornografía y sí es la edad promedio del tráfico de mujeres y muchas otras cosas terribles.  

 

Por otra parte, los chicos nunca serán tan despreocupados y sexys.

«Es hora de coshar entre todos» Algo así retomaron las series y la verdad es que al parecer nadie tiene ningún problema con la temática porque añoramos esa edad en la que tal vez todavía éramos delgadas o todo era más fácil. 

Éramos felices y no lo sabíamos

Comentarios con Facebook